Un productor rural de Centeno mató a un ladrón rosarino que entró a robar a su casa – La Capital (Rosario)

Un productor agropecuario de la localidad de Centeno, ubicada sobre la ruta nacional 34 y a 107 kilómetros al noroeste de Rosario, asesinó a tiros a uno de los cuatro ladrones que ingresó violentamente a su propiedad rural simulando ser policías, con sus rostros cubiertos y con intenciones de robo. El hombre muerto fue identificado como Pablo Esteban Ramírez, rosarino y de 43 años.

El violento episodio ocurrió a las 23.30 del jueves en una finca rural de la localidad ubicada en el departamento San Jeróninmo y que supera por poco los 3 mil habitantes, gente que ayer aún permanecía sacudida por lo ocurrido.

Todo comenzó cuando el propietario de la casa, un hombre de 38 años que dormía junto a su pareja y su pequeña hija de dos años, escuchó el motor de una camioneta que ingresaba a su predio y una serie de disparos. Entonces, sobresaltado, salió de la cama y al observar por una ventana pudo ver a los delincuentes con sus rostros cubiertos que bajaban de una camioneta Volkswagen Amarok y detectó que habían violentado el portón de acceso a la finca y la puerta del garaje de la misma mientras se identificaban a los gritos de “policía, policía”.

Ante tal situación, dicen las primeras versiones difundidas por los investigadores, la víctima buscó un revólver calibre 32 largo de su propiedad con el cual efectuó un único disparo que impactó en uno de los visitantes nocturnos, lo que deparó que desde el otro lado se repelieran los disparos contra la casa.

>> Leer más: Una banda copó una finca rural en Ibarlucea y se robó hasta la camioneta de las víctimas

Tras ello, y sin poder concretar el robo, los otros tres ladrones se dieron a la fuga atravesando un campo sembrado con maíz a bordo de la camioneta en la cual habían llegado. En tanto, el propietario de la vivienda se quedó junto al cadáver del ladrón muerto y llamó a la policía.

Cuando los agentes de la Unidad Regional XV con asiento en la ciudad de Coronda, cabecera del departamento San Jerónimo, arribaron al lugar en compañía de sus pares de la Policía de Seguridad Vial, el dueño de casa les entregó el arma que había utilizado, un revólver que cuenta con un tambor de 6 alvéolos de los cuales cinco tenían cartuchos cargados y uno sin el plomo, en coincidencia con la versión que el hombre brindó a los pesquisas.

Asimismo, al recorrer el predio los policías encontraron el cuerpo del asaltante muerto a unos 25 metros del portón de ingreso a la finca, donde cayó desplomado a causa de un impacto en el abdomen. Asimismo, al relevar la escena, los pesquisas hallaron en el exterior de la casa tres vainas servidas mientras que dentro de la finca hallaron otras cinco, todas calibre 9 milímetros.

Ante ello dieron aviso a las autoridades de la URXV y al fiscal Marcelo Nessier, quien dispuso la intervención de la División Científica Forense de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) a cuyos peritos les encomendó las primeras medidas de prueba como el dermotest al dueño de casa y a la víctima, el traslado del cadáver al Hospital Cullen de Santa Fe para su autopsia y el secuestro del arma empleada para cotejarla con el proyectil que ingresó en el cuerpo del asaltante.

>> Leer más: Cuando hay “legítima defensa”

Lo llamativo del episodio fue que alrededor de las 5 de la mañana de ayer, una mujer se presentó en forma espontánea en la comisaría 7ª de San Genaro, localidad ubicada a mitad de camino entre Rosario y Centeno, para relatar que la noche del jueves dos personas en moto fueron a buscar a su marido hasta su vivienda de la zona norte de Rosario y que ya entrada la madrugada esos hombres volvieron a su casa para decirle que su pareja había sufrido “un accidente” en Centeno.

Puesto en conocimiento de lo ocurrido, el fiscal Nessier dispuso que se realice el reconocimiento del cadáver para poder identificarlo pero ante ello la mujer escapó de la seccional en un Peugeot 207 blanco en el que la esperaban otras personas. Ante el hecho los policías fueron tras ellos y los alcanzaron a la altura de la estación de peaje de la ruta 34. En el auto iban la concubina, la hija y el yerno del hombre fallecido, quienes una vez detenidos identificaron al asaltante muerto como Pablo Esteban Ramírez, rosarino, de 43 años.

Asimismo, para despejar otras sospechas que puedan recaer sobre los familiares del hombre asesinado, los investigadores secuestraron un teléfono celular que había en el auto para determinar si los impactos en las antenas se condice con la versión suministrada por los mismos o si fueron parte del atraco con final fatal.

En cuanto a las víctimas del hecho contra la propiedad, se les tomó declaración testimonial y el fiscal dispuso que el dueño de casa quede en libertad porque “en principio existe una legítima defensa al repeler la agresión”.

En tanto, fuentes policiales descartaron que el episodio esté vinculado con el atraco sufrido por otro productor rural horas más tarde en Cañada Rosquín, distante 30 kilómetros de Centeno, que posee alrededor de 1900 habitantes. En esa ocasión, los maleantes se alzaron con 27 armas de fuego, dinero y una camioneta hallada más tarde en Totoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *